Consejos para jóvenes aspirantes a periodistas

Para ti, que eres joven, que estás terminando la carrera o empezando un máster y te quieres dedicar a Lo Periodístico en general y Lo Cultural y Cinematográfico en particular. Recopilo a continuación algunas ideas, pensamientos y consejos para periodistas que creo que deben ser propuestos y, si es necesario, debatidos. ¡Vamos! Este artículo fue publicado previamente en la web de cine Videodromo.es pero creo que es importante que se comente en todos los foros universitarios posibles.

No hagas la carrera de Periodismo

No, en serio. No la hagas. No es necesario. Actualmente, en el Estado español, hacer una carrera es una inversión de dinero prohibitiva en muchos casos. Desde el punto de vista económico, las políticas actuales han logrado que lo público se convierta en público si tienes pasta. La carrera no es necesaria para ejercer como periodista. Piensa si quieres estar 4 años con esto. Tal vez encuentres una alternativa. Tal vez sea mejor que hagas una FP de imagen y sonido. Te dará perspectiva y nuevas herramientas.

Haz una carrera, pero que no sea Periodismo

No es necesario haber estudiado Periodismo para ejercer como periodista y los ejemplos los hay a puñados. Si no hace falta haber estudiado Periodismo, se nos abren dos opciones: la primera, que ya hemos tratado, es no estudiar la carrera. La segunda, vayamos un poco más allá, es estudiar una carrera que no sea Periodismo. Los planes de estudio de otros países no tratan al Periodismo como una carrera independiente, sino que la incluyen en otras (como “Medios” en Alemania, que aúna periodismo con cine, fotografía, publicidad y otras disciplinas) o la mantienen como un Máster. Si quieres ser periodista pero te apasiona otro campo, plantéate estudiar ese campo y, más tarde, a través de prácticas o de forma autodidacta, podrás acceder a los rudimentos del periodismo. Al final, a hacer entrevistas se aprende haciendo entrevistas.

Está bien: haz Periodismo

Tampoco pasa nada, en realidad, pero abre tu enfoque y no te centres únicamente en lo que veas en clase. Estudia por tu cuenta, relaciónate con gente que no estudie Periodismo y sí Sociología, Historia, Filosofía, Física o Biología; lee a Lakoff y a Chomsky pero no te quedes ahí y explora otros mundos. La carrera, al final, es una mezcla entre sociología y otras asignaturas relativamente útiles como Economía o Derecho, pero es necesario que vayas más allá.

Crea tu propio medio

Si te mola el rollo, hazte un blog. Pero no un blog para venderlo o con idea de alcanzar la fama, que es al final lo que están siempre intentando vendernos. Haz tu blog porque es posible que sea el único sitio donde podrás escribir las cosas que tú quieres sin intervención de superiores (superiores: jefes, anunciantes y lobbys). Un claro ejemplo de esto es Duckspeaking, que Arturo comenzó por gusto y que actualmente tiene un buen puñado de temas maravillosos escritos por gente que hoy en día está trabajando en otros medios de comunicación (o dedicándose a otras cosas en el mismo capo).

Conoce la profesión

No, no vale haberse visto “Primera plana” (Billy Wilder, 1974) y “El síndrome de China” (James Bridges, 1979). Habla con periodistas que ejerzan, pero no solo con aquellos que estén encantados de haberse conocido y felices de hacer turnos de 12 horas en fin de semana. Habla con parados, habla con becarios, habla con aquellos a los que no les apasiona el periodismo. Habla con fotógrafos, con editores de vídeo, con maquetadores. Prepárate para lo peor. Recuerda que, por mucho romanticismo que Larra nos haya dado, esto sigue siendo un curro, y los curros, curros son.

Conoce tus derechos

En esta sociedad virada hacia el neoliberalismo, donde te dicen que si quieres puedes y que solo aquellas personas que se lo merecen son las que consiguen sus sueños, debemos tener claros nuestros derechos. Infórmate, habla con compañeros, habla con sindicatos, sigue en Twitter a la oficina precaria, ten claro qué es un contrato de formación y qué es una beca trampa donde te van a hacer trabajar como si tuvieses experiencia cuando en realidad deberías estar aprendiendo.

No curres más de la hora, no hagas horas extras no pagadas. Si las horas extra son pagadas, plantéate si realmente no estarías mejor descansando en casa o tomado algo con una persona a la que aprecies. El trabajo del periodista se vende en muchas ocasiones como vocacional y eso se usa como excusa para abusar de los trabajadores. ¡No lo permitas!

En cualquier caso, recuerda que tu jefe tiene obligaciones. No, no te estoy diciendo que te sindiques (bueno, mira, a lo mejor sí te estoy diciendo eso) pero es que mucho antes de meterte en la CNT recuerda esto.

Hay muchos trabajadores que conocen sus derechos. Por ejemplo, las trabajadoras del hogar tienen un convenio colectivo, y lo conocen. ¿Conoces tú el convenio colectivo de los periodistas?

No trabajes gratis

No, tampoco para hacer curriculum, ni por visibilidad. No regales tu fuerza de trabajo. Puedes colaborar en blogs de amigos, puedes montar tu propia web con más gente, puedes decidir que Duckspeaking es un buen sitio para hablar sobre las cosas que te interesan… Pero lo que jamás debes hacer es trabajar para que otra persona se lleve, en forma de dinero, el fruto de tu esfuerzo. Ciertos medios o agencias te intentarán engatusar con sus cantos de sirena. “Nos lee mucha gente” “Te daremos tráfico“, dirán y, aprovechándose de la legislación vigente, te ofrecerán prácticas sin remuneración porque al fin y al cabo son obligatorias. Ten mucho ojo con esto. Es poco lo que podemos hacer desde nuestra posición precaria, pero rechazar trabajar gratis es una de ellas. Solo trabaja gratis quien puede permitírselo. Evítalo a toda costa.

…Y si encuentras algo mejor, ¡cómpralo!

No, en serio: al final puedes acabar haciendo de consultor de comunicación de una gran empresa, redactando artículos para una Fundación Educativa o consiguiendo enlaces para una startup. ¡No te cierres puertas, que tampoco hay tantas!

Anuncios