El español es pícaro

Después de los múltiples casos de corrupción que hemos conocido en los últimos meses, uno más en el que el protagonista es un joven de veinte años no debería sorprendernos demasiado. Desde “las hormonas le impidieron ver la verdad sobre lo que ocurría” al “no sabia lo que firmaba”. Los españoles somos conocidos por nuestra picaresca, desde Quevedo hasta Francisco Nicolás.

— Benito J. Guerrero —

Anuncios