AMOROMA

“Yo, entonces, pensaba que nunca dejaría de sorprenderme ante su abanico de disparates. Pero la vida pasó muy rápida y de la misma manera que cicatrizó herida su puso tierra sobre los recuerdos, yo empecé a perder la ingenuidad como quien nada hacia lo hondo. Un día notas que no haces pie y ya tienes que aguantar te de otro modo. Flotar siempre viene bien, pero no te mueves.”

La noche soñada. Màxim Huerta.

– Benito J. Guerrero –

Anuncios