Me guardaba todas las estaciones

art
(a veces, también dibujo, mal)

Guardaba todas las estaciones

en la mirada.

A veces era primavera,
anunciando alguna tormenta
detrás de un sol que brillaba.
A veces era verano
y sonreía tanto
que yo le decía que me quería
quedar a vivir en él.
A veces era otoño
y de los párpados,
que eran ramas
le caían hojas.
Y yo trepaba.
A veces era invierno
y temblaba en todos los abrazos.
No había calor
que lo calentara,
ni amor.

Con él aprendí
a ser cicatriz
y a veces
tirita.
Y tiritamos,
amor.
Tiritamos en verano
siendo invierno en nuestras camas.
Tiritamos, amor,
porque la piel
me pedía a gritos
la sal del mar,
que escondían sus pantalones;
el sabor a salitre
de sus manos.

¿Sabéis esa tierra
-que es barro-
que pisamos
cuando entramos al mar?
Él es tierra de mar.
Y se me hunden los pies en él
y yo no me pongo chanclas.
Y qué bien.
Porque hay personas que son las olas
y yo me sujeto a él
que es tierra de mar.
No sé si me entendéis:
Él es playa,
bahía,
brisa;
Y a veces,
cordillera entre los edificios de Madrid.

Él es muchas cosas.
Pero lo mejor
es que, a veces,
me deja ver
todas sus estaciones
y soy
el reflejo
de su primavera
de su verano
de su otoño
y todos sus inviernos.

 

— Paloma de la Fuente —

Anuncios