Sistema operativo enamora humano (Spoiler)

Lo último de Spike Jonze es un coñazo. Cuando hace unos días fui al cine para disfrutar HER,  no pensé que iba a asistir a dos horas de conversaciones y lo que no son conversaciones entre un ser humano (raro) y un sistema operativo. Todo comienza de manera muy normal y casual, si no fuera por que en el mundo que nos describe Jonze cada uno de nosotros vivirá pegado a una máquina (como ahora) con la que hablará y mantendrá una estrecha relación.  La vida de nuestro protagonista cambia (además de por su reciente divorcio) cuando compra el nuevo sistema operativo de moda, llamado OS.  Hasta el momento todo bien.

La historia se complica cuando este señor empieza a sentir cosas por este sistema operativo. Dentro de ese dispositivo hay una mujer llamada Samantha con una voz erótico-festiva. Comprende a su dueño como ningún amigo lo hará jamás, y parece excitarle como ninguna mujer lo había hecho hasta ahora. La historia se sigue complicando. Los OS tienen la capacidad de comunicarse con otros dispositivos (aquí llega el problema). La señorita Samantha comienza a flirtear con otros OS mientras que su dueño no la necesita. Este señor comienza a tener celos de las demás máquinas (lo grave está por llegar).

Entré en crisis cuando escuché al dichoso sistema operativo decirle a su dueño (a estas altura de la película ya son novios formales) que se ha enamorado de 645 sistemas operativos y que su relación empieza a tambalearse (¿Es normal enamorarse de tanta máquina?).  Hasta aquí llega la historia. Este señor termina su relación con el sistema operativo y acaba (re)enamorándose de su novia de la infancia (una humana ¡qué locura!). Al final sales del cine dudando si es más grave que la maquinita sea muy promiscua o que este señor se haya embarcado en una relación (establee y con sexo incluído) con un sistema operativo.

— Benito J. Guerrero —

Anuncios