The sunny side of street

No viene a cuento por qué, pero el caso es que yo hacía ese viaje muy a menudo, y para mí la dulce iracunda de la trompeta de Armstrong, la exuberancia de sus muecas, su carraspera, son como la Magdalena de Proust, hacen que lunas sobre el Mississipi vuelvan a brillar.  Truman Capote

— Benito J. Guerrero —

Anuncios