Una calle de contrastes

BenitoJGuerrero

Ayer por la tarde me crucé con una señora que decía haber gastado una cantidad ingente de dinero en una única tienda de la calle Serrano de Madrid. Seguidamente, unos metros más adelante, cruzo un paso de cebra. Hay una señora de piel aceitunada, curtida por el sol. Me pide la voluntad, y a cambio me regalará un paquete de pañuelos.

_____________________________________

 Suena la música, una bonita melodía. Parece una sevillana, me transporta al sur. Hay un par de señores tocando la trompeta y el acordeón. Delante de ellos un gorra desgastada llena de monedas de cobre. Un señor trajeado sale de una puerta contigua. Otro mundo.

— Benito J. Guerrero —

Anuncios