Roscón de reyes

Roscón de reyes

Mañana por la noche nos visitarán tres señores muy majos y muy magos que nos colmarán de regalos y, sobre todo, nos permitirán comer una extraordinaria delicia: el roscón de reyes.

Algunos puristas dicen que sólo se puede comer roscón los días 5 y 6 de enero, pero yo lo extiendo del 1 al 7, como mínimo. El día 5 debe merendarse este manjar acompañado de chocolate a la taza, y el desayuno del día 6 ser exactamente igual. ¿Y qué hay de la sorpresa? Esos muñequitos inútiles que nos llenan de ilusión al encontrarlos muriendo de atragantamiento… Son maravilla. Eso sí, tendréis que tener mucho cuidad al meteros un trozo de roscón en la boca, no por la sorpresita, sino por que no se os haya pasado quitar la fruta escarchada. ¿Quién decidió que el mundo la necesitaba?

El roscón es el alimento de la ilusión. No sólo recuerda la llegada de los reyes magos, sino que te hace comer kilos y kilos hasta encontrar la sorpresita, que guardarás aproximadamente 30 minutos. Espero que mañana todos comáis cantidades ingentes de roscón, porque si no puede que los reyes se enfaden y no os dejen nada bajo en árbol… ¡Cuidado con esos ancianos!

Anuncios