Cortylandia

Cortylandia 1

Otra de las maravillas de la Navidad creada por un comercio. Cada año la fachada de El Corte Inglés se llena de extraños muñecos cantando melodías no menos inquietantes. Pero es parte de la infancia, ¿es que acaso no os aterran los juguetes de hoy en día? Pues recordad que hubo un día en que algún adulto se horrorizaba con los nuestros, pero son cosas de niños.

Todo niño querido por sus padres ha visitado al menos una vez en la vida Cortylandia, y ojo que es un gran acto de amor… A mí me gustaría presenciar algún día la reunión en la que algunos seres drogados hasta las pestañas deciden cómo será el espectáculo de ese año, porque esas mentes perturbadas deben tener algún motivo oculto para crear esos muñecos.

Pero ahí están los padres, subiendo a sus hijos a los hombros y gastando el presupuesto de los percebes en globos de Bob Esponja y una cena familiar en McDonald’s. Eso es infancia. Cortylandia es infancia. Cortylandia es Navidad.

Cortylandia 2

Anuncios