La casa de Jengibre

Todos los años la tradición manda que los niños pequeños se reúnan con sus compañeros antes de que finalicen las clases después de cenar en el comedor del colegio. Los padres acompañados por sus vástagos se reúnen con los profesores para hacer la tradicional “Casa de Jengibre”. Esta actividad extraescolar se inspira en el mítico cuento de Hansel y Gretel de los Hermanos Grimm. Para los que carezcan de pequeños en su entorno y hayan olvidado el cuento os recordaremos en un par de líneas la trama.  Hansel y Gretel serán abandonados por su padre en el bosque porque no tiene para alimentarlos. Estos se perderán y acabarán en la casa de una bruja hecha de Jengibre y dulces. Su único propósito es hacer engordar a Hansel para comérselo, mientras Gretel hará de criada. Ambos tramarán un plan para acabar con la malvada bruja y fugarse. No os desvelaremos el cuento por si queréis leerlo.

En el colegio de Tolland donde voy a clases de inglés se hizo en el último día de clase la citada tarea. Y cómo dejar pasar la oportunidad de vivir una experiencia ingenieril. Eso si que no tiene precio. Así que me lié la manta a la cabeza y lo di todo. La construcción de la casa de Jengibre no deja de ser un pretexto para involucrar a los padres en la educación de su hijo y en la vida escolar. Preparamos 89 platos con los ingredientes necesarios para que cada niño acompañado de su mentor construyeran conjuntamente la casa. A saber, galletas, M&M’s de color rojo y verde, frosting, caramelos, regaliz del rojo, hombrecitos de nieve de chocolate, coco rallado, galletitas, pretzels con forma de bastón o de estrella.  Todas estas golosinas se las regamos con una taza de chocolate caliente con malvavisco (marshmallows) que les habíamos preparado para que lo tomaran mientras ponían a prueba sus dotes arquitectónicas. A priori, todo suena bien. ¿Qué paso realmente?

Casa de Jengibre

El resultado fue que los niños impacientes devoraban las chucherías a la par que construían la casita. Como no tenían paciencia para dejar secar el frosting la galleta se caía. Los padres se empezaban a impacientar, de tal manera que acaban tomando las riendas del proyecto y la hacían ellos. Eso me trajo a la memoria cuando mis compañeras de trabajo decían cosas como: ¡Mañana nos examinamos de Lengua! (hablando del examen que tenían, no ellas, sino sus hijos). En efecto, los padres se acaban involucrando y acaban estudiando por los hijos o con los hijos, cuando estudiar es una actividad que requiere un trabajo personal. En el caso de estas estructuras de Jengibre, pocos eran los padres que conseguían llevar a buen puerto la actividad trabajando al 50%.

Casa de Jengibre 02La cosa se puso más tensa cuando los maestros, para ir finiquitando la actividad, paralelamente empezaron  a leer el cuento de los hermanos Grimm,  sacaron lápices de colores y láminas del mítico cuento o cuando el profesor de educación física puso una gran casa para jugar a lanzar una bola. Ahí los niños perdieron el foco de atención, se pusieron nerviosos, y la totalidad de los padres acabaron de terminar las casas solos. No podía evitar pensar en el capítulo de “Los Simpson” donde Bart y Milhouse se hacen adictos al azúcar y se hacen adictos al “Super Squishy Bender”.

Un servidor se sentó y empezó a elaborar su propia casita, al ver a todo el mundo alborotado. Me senté al lado de uno de los pocos niños que seguía tenazmente construyendo su humilde y glúcido hogar. Ambos mano a mano, y él inspirándose en algunas ideas que le daba, acabamos nuestros proyectos. La actividad duró como una hora. Al finalizarla se la llevan a su hogar sus creaciones para ser posteriormente devorada con sumo placer por los pequeños de la casa. Era divertido ver a los padres haciendo malabares con los abrigos, los materiales o las hojas. Yo mientras tanto me dediqué a recoger las mesas, y a guardar lo que sobró. Porque como bien podréis imaginar había golosinas para parar un tren. Sólo espero que mi pequeño amigo se levantara al día siguiente sin dolor de cabeza y sin haberse apuntado a los boy scouts.

Alfredo Manteca

Anuncios