Las 15 mejores series del 2013

walt-jesse

¡Ay lo que nos gustan los Tops! Es llegar el fin de año y nos volvemos locos por sacar nuestras diez mejores películas, series, canciones, videos de youtube… Lo que sea. Pero es que mola mucho. Y yo no me iba a quedar atrás, claro. Así que, aquí os traigo mis quince mejores series de este año que se nos va en unos días y que ha traído tantos buenos productos que, en un primer momento iban a ser diez, y he acabado añadiendo cinco. Sé que me falta House of cars (pero es que la tengo aún a la mitad) y Mob City (que no me ha dado tiempo a verla) pero, bueno, allá van:

15. Smash: Las luces de este guilty pleasure sobre las andanzas de dos actrices de Broadway se apagaban definitivamente entre lágrimas de los fans. Menos mal que nos dieron todo y más en esa estupenda season finale con la entrega de los Tony.

Lo mejor: Hit List y Bombshell, dos musicales que querríamos ver.

Lo peor: Jimmy Collins y la muerte de uno de los personajes.

14. The walking dead: Después de una tercera temporada bastante buena, la cuarta tenía que estar a la altura… Y, de momento, no ha decepcionado: ritmo frenético (en la mayoría de los capítulos), muertes, zombis,… Todo lo que se podía pedir. Además, el último capítulo emitido fue BRUTAL.

Lo mejor: Lo buen villano que es el Gobernador.

Lo peor: Sigue siendo lenta en muchos capítulos.

13. Awkward: Era difícil estirar más la trama de esta serie pero, sorpresa, lo han conseguido y de qué manera. Jenna se volvió una mala perra y nosotros lo gozamos muy mucho. Lástima que en los últimos capítulos hayan vuelto al tono descafeinado de la segunda temporada.

Lo mejor: Jenna siendo realmente mala.

Lo peor: Ming y la mafia china. ¿Por qué?

12. The Big C: Cathy llegaba al último tramo de su enfermedad con cuatro episodios emotivos a más no poder. Laura Linney brindaba de nuevo una interpretación soberbia y nos dejaba a todos con un sabor de boca agridulce, ya que fue un cierre perfecto para la serie pero, por perfecto, nada dulce.

Lo mejor: Laura Linney. Ella es la serie.

Lo peor: El marido. Nunca me gustó y en esta temporada no ha sido distinto.

11. Homeland: Si el año pasado cerraba el ranking en lo más alto, este no ha conseguido ni entrar en el top 10 porque, si bien ha tenido un cierre de infarto, no convenció a nadie en sus primeros episodios y ha mantenido un ritmo irregular hasta los últimos capitulos. Una pena. Habrá que ver cómo regresa el año que viene.

Lo mejor: Brody, con él empieza el juego.

Lo peor: Su cambio de dinámica de una temporada para otra: pasó de darnos todo a no darnos nada.

10. Coven: American Horror Story ocupaba el segundo puesto en 2012  pero, este año, no ha terminado de conquistar. Quizás porque el listón estaba demasiado alto, quizás porque no era lo que esperábamos cuando nos dijeron que la temporada estaría protagonizada por brujas.

Lo mejor: Jessica Lange y sus amigas: Angela Bassett y Kathy Bates.

Lo peor: Demasiadas secuencias de relleno y un tratamiento que, después del de Asylum, se me antoja demasiado flojo.

9. Orange is the new black: La serie más alabada del año. Una mujer entra en la cárcel voluntariamente por un delito que cometió en el pasado. Humor, drama y amor lésbico en una gran serie con personajes inolvidables.

Lo mejor: Los personajes: desde la protagonista hasta Crazy Eyes, pasando por el marido.

Lo peor: Se hace un pelín pesada por lo repetitivo de algunas tramas.

8. Brooklyn Nine-Nine: La sitcom del año (sí, por delante de Modern Family) sucede en una comisaría de Brooklyn. No daba un duro por ella en las promos pero, desde el primer episodio, me ganó con sus descacharrantes gags y sus alocados personajes. Para mi, la sorpresa del 2013. 

Lo mejor: Andy Samberg, divertidísimo en cada aparición.

Lo peor: Algunas tramas demasiado insulsas, como la del discurso en Thanksgiving.

7. Orphan black: ¿Y si vieras suicidarse a tu doble? Así arranca esta serie fantástica que te mantiene pegado a la butaca durante toda la temporada, preguntándote quién es bueno y quién malo y cuál será el motivo de todo. Una joya sci-fi.

Lo mejor: La versatilidad de Tatiana Maslany.

Lo peor: Puedes acabar exhausto ante tanto personaje idéntico.

6. Dates: ¿Cómo una serie puede enamorarte en menos de veinte minutos? Si quieres saberlo, sólo tienes que ponerte el piloto de Dates y dejarte llevar. Ese capítulo te llevará al siguiente y, cuando quieras darte cuenta, te habrás visto la temporada entera. Una auténtica delicia.

Lo mejor: Oona Chaplin. Su personaje es amor en estado puro.

Lo peor: el episodio en el chino es un absoluto horror.

5. Spartacus: Mi mayor pena del año. Su cancelación fue un jarro de agua fría tras aquella brutal season finale que fue la de la tercera temporada. Sin embargo, aunque esta cuarta y última fue algo más floja en su comienzo, supieron dar un buen cierre y no defraudar.

Lo mejor: Las escenas de lucha y Julio César.

Lo peor: Que abandonaran el ludus para emprender la guerra. Un cambio demasiado brusco al que nos costó acostumbrarnos.

4. Scandal: Una de esas series que te generan adicción. Cada capítulo cierra con un cliffhanger lo que te hace devorar la temporada en tiempo record. La historia gira en torno a Olivia Pope, una mujer que se dedica a solucionar los problemas de los demás pero que cuenta con uno propio muy serio: tiene un affaire con el Presidente de los Estados Unidos.

Lo mejor: La capacidad para sorprender capítulo tras capítulo y Cyrus, un personaje sobresaliente.

Lo peor: Baja ligeramente el nivel hacia la mitad de la segunda temporada.

3. Broadchurch: Cuando un niño aparece muerto en la playa, todo cambia en un pueblo costero de Inglaterra. La serie sigue la investigación del caso, dando falsos culpables y manteniendo al espectador en un ay hasta la season finale. Una de las imprescindibles de 2013.

Lo mejor: Saben mantener el secreto hasta el final.

Lo peor: Quizás demasiados falsos culpables.

2. Shameless (USA): ¿Puede una serie sobre una familia estar entre las tres mejores del año? Si habláramos de Los Serrano, no; pero si hablamos de los Gallagher, es un sí rotundo, y es que ellos son lo más. La primera temporada fue muy buena, la segunda supo mantener el listón pero la tercera fue una absoluta maravilla. Cuento con ansia los días que quedan para los nuevos capítulos.

Lo mejor: Todos los personajes. Todos.

Lo peor: Breaking Bad.

1. Breakind bad: Nada volverá a ser como antes. Es el síndrome Breaking Bad. Cualquier serie que veas después de ella, te parecerá floja. Y más después de la quinta temporada. Este 2013 nos hemos quedado todos un poco huérfanos y es que el cierre ha sido grande, MUY GRANDE.

Lo mejor: Absolutamente todo.

Jonathan Espino—

Anuncios