<3 Xmas / No

Christmas-London-Eye1024-732999

Llegaron las Navidades para mi. El viernes terminé las clases y no volveré a comenzar hasta el 6 de Enero. En este caso la experiencia es extraña. Porque en este país el bioritmo navideño es distinto al de España.

Para comenzar todo empieza muy pronto. Mucho más que en España. Llevo más de cuatro semanas viendo decoración navideña en cada calle, tienda y hogar. Canciones navideñas por todos lados, retrospectivas de Die Hard (recordemos que La jungla de Cristal siempre sucede en Christmas day) a doquier, regalos, renos, jerseys navideños, disfraces de Santa claus… Hyde park’s Winter Wonderland (su mejorada versión de Cortilandia) abrió el 23 de Noviembre. Mis navidades comenzaron en cierto sentido el viernes, pero llevaba viviéndolas desde hace un mes. Lo cuál es extraño.

También es extraño, para mi, persona mediterránea; que acaban antes de tiempo. Regresaré a tierras inglesas  el 3 de Enero. Cuando en España estamos aún en medio de la vorágine de regalos. Sin embargo, aquí habrán ya terminado. En resumen, entro pronto en las navidades y salgo también muy pronto (y sin regalos de Reyes).

Pero, la verdadera cosa que me ha extrañado es la pasión que sienten. Las miradas de odio que me echan cuando les digo que no soy precisamente el mayor fan de esta “festividad” son épicas. La gente aquí adoran las navidades, adoran el café con sabor a jengibre. Aman ponerse jerseys de Papa Noel y diademas de reno. Les encanta cantar canciones típicas navideñas (y no les gustan nada nuestros villancicos, entendiendo por ello parte de mi odio a estas fiestas, afortunadamente). Les encanta juntarse en familia. Tener excusas para beber (aunque no es que normalmente no las usen). Hacer regalos, envolver regalos, recibir regalos. Sentir que tienen que celebrar el nacimiento del Señor (y muchos se ofenden cuando les dices que en caso de suceder, realmente fue en Marzo y si se celebra ahora en Diciembre es porque los paganos ya tenían esta fiesta y como conquistadores los cristianos decidiendo tomarla a fuerza).

Un compañero de clase me ha contado que el día de nochebuena y el día de navidad son los dos únicos días que le gusta pasar en casa. El motivo: toda su familia está en modo navideño por lo cuál su madre y su padre empiezan desde el fin de semana a decir cosas como: “Una cerveza, total para lo que hay que hacer” lo cuál acaba llevando a grandes fiestas bañadas en alcohol = espíritu navideño.

Este pequeño parón me produce gran pena. No quiero abandonar este lugar en el que me siento tan cómodo y en el que, a pesar de tener mucho trabajo (como este blog ha podido ver por mi desaparición casi continua cada semana) tengo tantas cosas buenas. Pero sin embargo, se que es una de los pocas oportunidades que tengo de pasar varios días en España. De ver a los amigos de la universidad, de ver a la familia sin las prisas para volver a las obligaciones estudiantiles.

Así que en el fondo no me gustan las Navidades, pero sí lo que me permiten hacer en el tiempo que duran. ¿Me gusta la navidad? No, me parece una fiesta hipócrita. Pero no por ello voy a dejar de disfrutarlas. Este tipo de video siempre ayuda:

Anuncios