COCINA CON MIRIAM III (recetas para universitarios)

arroz-con-leche-xl-668x400x80xX

Querido lector, hace dos semanas traté de innovar en mis artículos semanales con el fin de variar y, sinceramente, porque no tenía tiempo para escribir nada más. Es por ello que opté por mostrarle pequeñas recetas que había ido adquiriendo en estos años. Sin embargo, por lo que me están comentando, éstas han gustado e insisten en que continúe. Como muchas más no tengo en la recámara proclamo este mes como “Cocina con Miriam (recetas para universitarios) oficial”. De modo que, cómo no, esta semana le ofrezco otra receta (todas ellas han sido probadas por mi previamente para asegurarme su buen funcionamiento) que le permitirá realizar postres sencillos sin ningún tipo de complicación. Le aviso que la semana que viene será el postre navideño por excelencia, sin embargo, en esta ocasión ¿por qué no un arroz con leche? Para ello sólo necesitamos:

INGREDIENTES

Arroz (1 vaso)

Agua (2 vasos)

Leche (4 vasos)

Azúcar (1/4 de vaso aunque es más al gusto)

Canela

Cáscara de limón

Y ya está. Además, gracias a este nuevo invento se puede descubrir cómo no es necesario utilizar cazuelas para cocer arroz, también se puede hacer en el microondas (este gran invento de la humanidad).

Pues bien, el primer paso será cocer el arroz. Para ello debemos poner en un bowl grande apto para microondas el arroz con el agua, y meterlo a temperatura media/alta en el microondas durante 15 minutos. Eso sí, hay que estar atentos de que no se salga por los lados, no vayamos a tener un disgusto. Yo, como vaga universitaria que no puede estar muy atenta, opté por poner encima la típica tapa de plástico para microondas.

Una vez cocido (asegúrese está hecho, no vaya a la aventura) quite el agua que le reste y, a cambio, incorpore los 4 vasos de leche y el azúcar. Remueva un poco. Después haga lo mismo con la canela y la cáscara de limón y métalo de nuevo al microondas en dos intervalos de 10 min, a la misma potencia, y dejándolo descansar entre uno y otro por dos o tres minutos. Ya fuera, déjelo enfriar, no sea impaciente.

(Apunte: si no tiene rama de canela puede usar mismamente canela en polvo y si no tiene cáscara de limón puede no usarlo, no es imprescindible, sabe bueno de todos modos)

De vez en cuando remueva todo y espere. Terminado el tiempo podrá disfrutar de un maravilloso postre, fácil de hacer y rico. ¿Qué más se puede pedir? Feliz semana.

— Miriam Puelles —

Anuncios