Navidad calentita entre copos de nieve

Navidad calentita entre copos de nieve

Otra de las maravillosas cosas que tiene la Navidad es su propia moda. No sólo imperan ciertos colores, sino que hay verdaderas obras de arte navideño socialmente aceptadas como toda una tradición.

Las grandes estrellas de la Navidad son los jerseys, benditas piezas de lana que nos protegen del frío polar de esta ciudad. Cada año, diseñadores de todo el mundo se estrujan los sesos para crear jerseys con los mismos motivos de copos de nieve y renos que se llevan empleando los últimos 100 años… Y he de declararme completamente fan.

Navidad calentita entre copos de nieve 2

Aunque, por lo general, suelen crearse con bastante buen gusto, hay una banda de antihéroes suelta por el mundo que se dedica drogarse hasta las pestañas y ponerse a crear los diseños más inquietantes que la humanidad jamás podría imaginar. Estos antihéroes son, sin embargo, parte de la Navidad, por lo que cada uno de nosotros debería de poseer al menos uno de sus diseños. Hasta la gente con más clase tiene uno. Prueba de ello es mi querido Mark Darcy…

Navidad calentita entre copos de nieve 3

Pero no nos dejemos obnubilar por estas maravillosas creaciones. En Navidad también hay otro tipo de prendas que pueblan las estanterías de los comercios, siempre abarrotados: la lencería roja (tengo a bien usar con elegancia el término ‘lencería’ para referirme a toda clase de ropa interior, incluida la braga-faja de algodón del Todo a 100). Me maravilla cómo los españoles dejamos la suerte de nuestro nuevo año en manos de una minúscula prenda de color rojo. Es otra de las cosas que nos define… Aprovecho este momento para hacer ciertas puntualizaciones necesarias para la supervivencia de la especie humana, ya que veo que Darwin está siendo demasiado generoso con su selección natural:

Chicos, stop. Es tierno que intentéis sorprender a vuestra pareja en la cama por una vez en la vida (que ya va siendo hora…), pero seguramente un calzoncillo rojo rancio no es lo mejor que ella podría esperar. Podemos tolerarlo, pero no os vengáis arriba, un tanga NUNCA.

Navidad calentita entre copos de nieve 4

Esto sí. Si tan importante es la ropa interior con la que empiezas el año, no cuides sólo el color. No está de más tener clase en los días señalados. Vuestra pareja os lo agradecerá. (Sí, sé que a la mayoría de nosotras nos queda bastante para parecernos a la chica de la foto… pero lo podemos intentar, ¿no?)

Navidad calentita entre copos de nieve 5

Esto no. No vale con que sea rojo. No vale con ir al chino. No vale presentarse con esto. NO.

Navidad calentita entre copos de nieve 6

Anuncios