La pérdida de dignidad en la Plaza Mayor

Pérdida de dignidad Plaza Mayor

Si tuviésemos que elegir un lugar navideño por excelencia en Madrid, yo creo que todos elegiríamos la Plaza Mayor. Es un punto en el que confluyen el esplendor de la Navidad y la más absoluta pérdida de la dignidad (y voluntaria, además).

La Plaza Mayor es ese lugar en el que padres e hijos viven su momento navideño. Los padres pasean admirando belenes y árboles de Navidad, mientras que los niños se deleitan con las últimas bromas y los mejores disfraces. Todos los niños entran y salen de la misma manera: empiezan correteando con el móvil de sus padres escrito en la mano, para que si se pierden busquen a ‘un guardia’ y les lleve con ellos; y terminan con una peluca y al menos 3 objetos de broma.

Por suerte, los artículos de los puestos van variando, pero hay un top 6 indiscutible de objetos propios del mercadillo navideño de la Plaza Mayor:

1. Las figuritas del Belén: hay algunos puestos dedicados únicamente a las figuritas de los belenes, visitados casi en exclusiva por señoras y ancianos. Reconozcamos a que a los menores de 40 años sólo nos atraen la figura del caganer y las ocasionales parodias de los políticos de actualidad.

Pérdida de dignidad Plaza Mayor 1

2. Las pelucas: Si bien no existe una peluca tradicional, es un must imprescindible en la Plaza Mayor. La moda va cambiando cada año, pero mis favoritas siempre serán las afro. Aunque he de reconocer que no hay nada mejor que un hombre paseando tranquilamente por la ciudad con una peluca naranja.

Pérdida de dignidad Plaza Mayor 2

3. Las bombas fétidas: No has tenido infancia si no has tirado un par de bombas fétidas en una reunión familiar. Es un curioso producto difícilmente localizable durante el resto del año, gracias a Dios.

Pérdida de dignidad Plaza Mayor 3

4. La caca de broma: Si algo le divierte a los niños son los pedos (véase la bomba fétida) y la caca. Por eso, algún visionario creó las cacas de plástico, que hacen las delicias de los pequeños de la casa. Si en vuestra cena de Nochebuena hay menores de 10 años, habrá una caca de broma en la mesa…

Pérdida de dignidad Plaza Mayor 5

5. Las caretas: Las hay de todas las índoles: de animales, de superhéroes, de monstruos, de políticos… Son el artículo más agobiante, aunque uno de los más populares. Quizá, en el fondo, todos queramos empezar el año con la cara de Pocoyó…

Pérdida de Dignidad Plaza Mayor 6

6. Los gorros de Papá Noel: Los expertos diseñadores de los objetos del mercadillo de la Plaza Mayor, tras realizar numerosos estudios en profundidad,  llegaron a la conclusión de que un gorro de Papá Noel al uso no es lo suficientemente humillante. Por eso, cada año crean más y más diseños más y más horrendos. Estos son los preferidos de las chupipandis de amigas, aunque no falta algún abuelillo luciéndolo por amor a su nieto…

Pérdida dignidad Plaza Mayor 7

Desgraciadamente, gracias a este bonito gobierno popular que votáis los madrileños, desde 2008 los puestos de bromas han sido apartados cual portadores de Peste Bubónica a la Plaza de Santa Cruz. Por lo visto ‘se estaba perdiendo el espíritu navideño’. Está al lado, lo sé. Pero no vale que los artículos de broma estén junto a la Plaza Mayor, los artículos de broma SON la Playa Mayor.

Quizá algún extranjero pretenda encontrar en este mercadillo la elegancia de los puestos navideños de otras grandes ciudades, pero los lugareños sabemos cuán cutre son tanto el mercadillo como sus productos. Es una auténtica oda al horterismo. Pero no olvidemos que esto es España, esto es lo que nos gusta, esto somos nosotros: una flamenca encima de un tapetito sobre la televisión.

Pero bueno, este es el duro capítulo de la Historia que nos ha tocado vivir: la separación de poderes navideños…

Anuncios