La Navidad llega con los Ferrero Rocher

Navidad Ferrero Rocher 1

Sí, amigos. Os guste más o menos, la Navidad ya está aquí.

Desgraciadamente, no hay un evento o ceremonia pomposa que de comienzo a la Navidad de manera oficial. Muchos estudiosos discuten sobre cuál es el inicio de tan señaladas fechas, que desatan la locura de gente como yo, y el odio de otros tantos tarados.

Lo cierto es que la Navidad no llega con los villancicos, ni con la lotería, ni con la prematura decoración de los comercios. Lo que realmente los indica que estamos metidos hasta las rodillas en la Navidad es la llegada de los Ferrero Rocher, esa explosión de sabor estacional. Si entras en un supermercado y ves una caja de Ferrero Rocher, salta, grita, canta, baila… Porque la Navidad habrá llegado.

No sé qué clase de mente creó estos majestuosos bombones y decidió envolverlos en papel dorado, pero, sin duda, acertó. Aunque tengo la teoría de que, en realidad, los Ferrero Rocher son un alimento divino que nos manda el universo. Si no, ¿cómo se explica que nos los presente un ser inmortal? Efectivamente, os hablo de nuestra querida Isabel Preysler, esa mujer más joven que sus propias hijas.

Isabel nos trae cada año ‘la expresión del buen gusto’, presentada por sus mayordomos en pirámides cuidadosamente confeccionadas por su séquito de vírgenes, a quienes roba la juventud. Así es Isabel.

Navidad Ferrero Rocher

Judit Mascó intentó reemplazarla sin éxito estos últimos dos años, y estas navidades nos los presenta un Don nadie. Pero no preocuparse, la ausencia de Isabel se debe simplemente a que está recopilando células madre para volver con más fuerza que nunca el año que viene. Estoy convencida.

Mientras tanto, podéis morir de placer y de vaqueo con la primera muestra de vuestra nueva época del año favorita… ¡la Navidad!

Anuncios