La decadencia de PRISA

A propósito del artículo que publicó El País el pasado 5 de octubre sobre La decadencia de Madrid, donde se hablaba de que Madrid estaba en sus horas bajas, voy a responderles con un artículo de Jesús Terrés en su blog Nada Importa en la revista GQ, Consultorio NI: Véndeme Madrid y con datos de PRISA de este 2013.

“Arruinada y sucia. Con sus políticos cuestionados. Su noche y su cultura languidecen. El turismo cae en picado. Tras el fiasco olímpico, la capital entrega su futuro a las ruletas de Eurovegas”. Así comienzan Rafael Méndez y Ávaro de Cózar un particular batalla contra la Señora Botella y todo el equipo que le rodea. El País, ese diario en declive con menos lectores cada día, se atreve a decir que Madrid está acabado en lo que creo que es un intento de recuperar su primera posición en el ranking de medios.  A principios de 2013 los medios contaban que el Grupo PRISA ha caído un 10,7% en bolsa y que El País ha perdido en los útimos meses el 38% de sus ingresos.

capture-20131011-124541Tras el fracaso de la izquierda en las urnas después de la era Zapatero, la izquierda española está sumida en una crisis de liderazgo e ideología. Con una cabeza pensante que no tiene rumbo y un proyecto que no tiene puerto, ¿cuanto tiene que ver la parecida situación de El País y la del PSOE? A pesar de todo esto el Partido Popular se sigue manteniendo como líder en intención de voto: los españoles están contentos con la gestión de Mariano Rajoy y le siguen confiando su apoyo. La decadencia de Madrid y el fracaso del proyecto del Partido Popular lo dejamos para las cuentas de Twitter de los de la ceja, para Revista Mongolia, para @masaenfurecida y para el resto de personajes de la incultura española que tendrán su próximo aquelarre el día 9 de febrero en la ceremonia de entrega de los Premios Goya 2014.

Acabo con un fragmento del artículo de Jesús Terrés que mencioné arriba: “Y vivirás mil vidas y aprenderás a amar el cine en los Doré, harás cola en la barra del Cisne Azul -esas setas y pedirás otro vermú (otro más) y otro pincho de tortilla en La Ardosa. Aprenderás a reverenciar El Prado -hay que hacerlo- y quizás descubras el arte (esto es necesario, Claudia) en exposiciones como la de Cézanne en el Thyssen. Pasarán los meses; dormirás poco, llorarás menos y recordarás con cariño aquella cama, porque ya no será la tuya. Ya nunca lo será. Porque la tuya está en Madrid. Y un día, sin más, no existirá otra ciudad. Porque no la hay”.

— Benito J. Guerrero —

Anuncios