El punto de partida

Rocio_jurado_cantando

Y me enfrento por las noches, 
a una cama muy vacía
 
y la lleno con historias,
 
aventuras y malicias
 
luego viene tu recuerdo,
 
y su canción de despedida
 
y me encuentro noche a noche,
 
en el punto de partida,
 
en el punto de partida…

(Punto de partida, Rocío Jurado)

Rocío Jurado no lo sabía pero ese estribillo me lo escribió a mí. Bueno, no exactamente a mí, sino a todos aquellos que intentamos escribir. ¿¡Que no?! Os lo demuestro ahora mismo:

Y me enfrento por las noches

a una cama muy vacía

(metáfora de la crisis de la hoja en blanco y los plazos de entrega que hacen que te pases la noche sin dormir)

y la lleno con historias,

aventuras y malicias

(te llega la inspiración y escribes el folio con una satisfacción que ni Mario Vaquerizo cuando pronuncia algo correctamente en inglés)

luego viene tu recuerdo,

y su canción de despedida

(metáfora que alberga el sentimiento que provoca cuando una idea viene y, de repente, se va, así, como si nunca hubiera aparecido)

y me encuentro noche a noche,

en el punto de partida

(una vez hemos escrito una historia, volvemos a enfrentarnos a esa hoja en blanco, al punto de partida, a…)

… Encontrar una nueva premisa, que es de lo que hemos estado hablando esta primera semana en mi Máster. ¿Habéis visto como hilo temas? Parezco la Igartiburu en Corazón, corazón.

61056B0A4

La premisa es  la idea inicial que da lugar a una historia. Por ejemplo:

Un extraterrestre infante se pierde en la Tierra y se hace amigo de un niño que se encuentra perdido en su propia familia” (E.T.) (Esta nos la dijo mi profesora… Por eso está tan bien escrita).

o

“Convertido en bestia, un joven príncipe deberá encontrar el amor verdadero para romper el hechizo. Años más tarde, tendrá la posibilidad con una joven que entra en su castillo” (La Bella y la Bestia) (Esta es mía… No os aseguro que sea del todo correcta).

Con el concepto en mente, hemos tenido que crear tres premisas para tres largometrajes en lo que llevamos de semana y, de ahí, que la entrada de este viernes sea tan floja porque… He debido de gastar todas mis neuronas en estos días. ¡Nunca antes había sentido esta obsesión! Que si premisa para comer, que si premisa en la tele, que si premisa conduciendo,… Hasta me despertaba por la noche, sobresaltado, con una idea que podía enriquecer mi historia… Estoy, algo así, como embarazado: sólo pienso en mis tres niños que vienen en camino y en su bienestar, y como puedo hacer para que su futuro sea de provecho. Me he convertido… ¡En mi madre! Y eso que sólo estoy de una semana…

Lo dicho: espero poder tener algo MUY interesante que contaros en próximas semanas pero, de momento, sólo se me ha ocurrido hablaros de Rocío Jurado y de mi embarazo. Os mantendré informados.

—Jonathan Espino—

Anuncios