Tu y yo

(500)_days_of_summer_10

– Te quiero.
– Y yo a tí.
– No, tú a mi no.
– Vale, es cierto.
– ¿Por qué finges?
– ¿El qué?
– El amor. El amor debería ser imposible de fingir.
– Nada es imposible: te quiero y no te quiero a la vez.
– No lo entiendo.
– Ni yo.
– Mírame.
– Ya lo hago.
– Mírame de verdad. ¿Qué ves?
– A tí.
– Mira mejor.
– No me gustan estos juegos, Ana.
– Mírame.
– No me toques.
– Pues hazme caso: mírame.
– ¿Qué?
– A los ojos.
– No puedo.
– Eso es que me quieres.
– Eso es mentira.
– Sabes que no.
– No te puedo querer.
– ¿Por qué, Juan, no lo entiendo, por qué?
– Es complicado.
– ¿Complicado? La vida es complicada. Amar es tan sencillo como sentir.
– Yo ya no siento nada.
– No te creo.
– Pégame.
– No.
– ¡Pégame!
– No quería darte tan fuerte.
– Pero, lo has hecho. No quiero sentir eso.
– ¿El qué?
– Dolor.
– ¿Y por qué habrías de sentir eso?
– Porque eso es amar.
– No digas tonterías.
– No lo hago.
– ¿Crees que te haré daño?
– No lo creo, lo sé. Y algo mucho peor…
– ¿Qué hay peor que pienses que puedo hacerte daño?
– Que te lo haga yo a ti…
– Juan…
– No llores.
– Quiéreme.
– Ya lo hago.
– Lo sé. Pero, quiéreme, ámame, bésame.
– No puedo.
– ¡No me digas que no puedes!
– Suéltame, Ana.
– No te vayas… Por favor.
– ¡Es que no lo entiendes!
– ¿El qué?
– Que te quiero.
– Entonces, bésame.
– ¿Y el dolor?
– Si me amas, qué más da el dolor.
– Yo no quiero sufrir…
– Pero lo harás, Juan, lo harás… Porque eso es el amor.
– El amor no debería ser eso, Ana. Por eso no podemos estar juntos, ¿no lo entiendes?
– Todos sufren.
– Nadie debería sufrir.
– Entonces, ¿qué es el amor?
– No lo sé.
– Juan, mírame. Juan, mírame, por favor. El amor somos tu y yo.
– ¿Y el dolor?
– También.
– ¿También somos tu y yo?
– Y la ira, y el odio, y la ternura, y la felicidad, y la tristeza,… Todo lo somos tu y yo. Todo.
– ¿Y si nos separamos? ¿Y si no lo puedo soportar?
– Entonces… Entonces, no seremos nada.
– Yo no quiero ser nada.
– Entonces, quiéreme.

—Jonathan Espino—

Anuncios