Cuando el futuro nos alcance

En la primera semana de septiembre, cuando el curso escolar ha dado comienzo, llegan las vacunas de la gripe (Flu Shots) a nuestras vidas, como en España llegan los primeros fascículos de las colecciones más variopintas. Las puedes comprar en las farmacias de tu supermercado favorito (Stop&Shop, Big Y) presencialmente o también por Internet y te lo llevan a casa (más cómodo sin duda). Eso sí, como siempre son muy educativos con la población y te cuentan cuáles son los signos y síntomas para que sepas si tienes la gripe. Si tienes seguro médico no hace falta que pagues nada, está cubierto, tan sólo has de acudir a tu farmacia amiga (CVS o Wallgreens) (no hace falta cita) y te la administran. Para que luego digan que no dan facilidades. En caso de que no tengas póliza precisas de la prescripción de un médico de cabecera y varia su precio entre 15 y 30 dólares, como siempre en función de dónde la compres, en el CVS y Wallgreens 31,99 $ (por si alguien anda interesado).

Stop & ShopNo paro de fascinarme ante la cultura preventiva norteamericana.  Todo sea por la prevención de una gripe, de un ataque terrorista, o de lo que sea. Os contaré un chascarrillo veraniego. Este verano he viajado a la Costa Oeste y en el aeropuerto hay un escáner corporal. A pesar de pasarlo (descalzo y sin nada en los bolsillos, por supuesto), el policía no vaciló un instante en cachearme, como si pensara que va a encontrar algo que el scanner no detectó. Estaban especialmente tensos. En esos días habíamos escuchado en la televisión que la alerta por ataque terrorista era elevada, y eso se notaba en el ambiente del aeropuerto, estaban especialmente quisquillosos con todo, inclusive con los papeles. En mayo de este año recibimos una notificación del servicio de inmigración de la Universidad de que a partir de ahora se intensifica la vigilancia en los aeropuertos a los viajeros que tengan un visado J o F (incluidas variantes). El motivo no es otro que Dzhojar Tsarnáev, co-responsable del ataque a la maratón de Boston, era estudiante en la Universidad Darmouth de Massachusetts y poseía un visado F.

Ya estamos acostumbrados a los ataques preventivos de los EEUU, estos se han convertido en toda una doctrina estratégica de los presidentes norteamericanos. Esta nació de la mano Bush Jr y la consejera nacional para la Seguridad Nacional, Condoleezza Rice en el 2002. Los puso de moda durante el conflicto con Pakistán. Teóricamente para lanzarlo, dentro del marco legal internacional (art. 51 de la Carta de las Naciones Unidas), debes haber sido atacado primero con lo que queda justificada la respuesta, ya sabéis la cultura de la autodefensa, más conocida mundialmente como el “ojo por ojo”. Ahora nuestro premio Nobel de la Paz favorito, Obama, se plantea uno contra Siria para prevenir males mayores y hacer nuestra vida más segura y placentera.

Al igual que Obama, Google quiere que tu vida transcurra sin el menor olvido o problema, por eso hay una aplicación para smartphones llamada Google Now. Lo sorprendente es que te avisa de si tienes un vuelo, una cita o una reserva de hotel en el día. Pero además, lo sabe todo de ti, sabe dónde trabajas, dónde vives, tiene acceso a todo ¿Cómo lo sabe? Muy sencillo, al tener acceso a tu Google Calendar y a tu cuenta de Gmail, lo lee todo y te dice cuáles son tus citas. Durante del desfile del Día de la Independencia un paisano repartía octavillas quejándose del espionaje de los correos electrónicos por parte del actual presidente de los EEUU. Por ese motivo no puedo evitar pensar en la película de Steven Spielberg, Minority Report. La sociedad norteamericana avanza a pasos agigantados, en los pequeños y grandes aspectos de nuestras vidas a ese futuro. Todo está justificado. Como podéis apreciar el futuro ya nos ha alcanzado, y precisamente no son coches volando. Lo malo es que está devorando a pasos agigantados nuestra privacidad, nuestro derecho a equivocarnos. Los dirigentes de los EEUU serían felices si pudieran detenerte antes de cometer el delito, eso sería el paroxismo de la cultura de la prevención. John Kerry, Secretario de Defensa, acaba de decir que ofrece una semana de tiempo para que los soldados de Bashar al-Asad entreguen las armas. Id desempolvando las banderas y los cánticos del “No a la Guerra” que se estaban apolillando, y creo que los vamos a necesitar.

Anuncios