Invent Man

1,80 m (aprox) de alto, el humor más británico de Albacete, un pelo castaño tirando a whisky, una voz que ponía tenso tirando a exterminista a un follamigo que tuve y seis años con la duda de si me pone más él o sus camisetas.

DSC1065

Raúl Cimas, entre otras muchas cualidades, tiene la puñetera virtud de hacerme estallar de la risa por dentro (aunque sólo esté sonriendo) con algunos de los sketches, monólogos o secuencias de cine que protagoniza. Actualmente, está trabajando su cara de nada, tarea que al parecer es mucho más difícil de lo que a priori parece. Como última estrellita, apuntaré que la secuencia de Extraterrestre en la que aparece con una toalla de ducha en el rellano es de coronita de laurel, y de Goya, y de Palma de Oro, y de Óscar si te pones.

La cuestión que me trae hoy aquí tiene que ver, por un lado, con la felicidad que me han aportado los chanantes a lo largo de mi vida y, por otro, con que ya es martes, el tiempo apremia y estamos en verano, esto es: que voy a ser breve.

El pasado jueves 1 de agosto tuvo lugar la comparecencia de Mariano Rajoy en el Congreso, de la que no voy a hablar más de lo que ya hablé en Twitter en su momento. Mi interés desmedido por la política y mi pasión por el humor y todo lo que ello conlleva me tuvieron itinerando toda la mañana del jueves entre Twitter y mi Trabajo de Fin de Grado. En esto estaba cuando Cimas se marcó una aparición estelar en Twitter e hizo gala de un avatar que resumía perfectamente la situación política de este país. Esto dice mucho (y muy poco bueno) de la casta que nos gobierna. Pero, como no hay mal que por bien no venga, también significa que tenemos unos cómicos de putísima madre.

Eso es precisamente lo que me ha traído aquí, un puñetero avatar que no necesita explicación (porque la imagen por sí sola podría haber ocupado este artículo entero sin necesidad de palabras).

El avatar era este:

66a569aaa47e1caefc81c248b28be1ddLa referencia al bocadillo de la foto es esta:

La conclusión corre a cuenta vuestra. Tu turno, Aladino.

Si os sabe a poco esto, la página de Óxido Nitroso está hecha para que no concibáis la vida sin este tipo de humor sublime.

(Es verdad que el artículo es un poco mísero, pero el motivo es que, en lo que respecta a este metro ochenta, las opciones se reducían a elaborar una entrega de 50 artículos sobre él y todos sus compañeros, o quedarme en el tweet-artículo. Y para lo primero llegaba tarde.)

Estefanía Ramos

Anuncios