Puede esperar

El principal peligro de la telefonía móvil , y más concretamente de los smartphones, son los accidentes de tráfico provocados por la irresponsabilidad de los conductores que hacen uso de ellos mientras están al volante. Hay estudios que demuestran que el conductor cuando envía un mensaje de texto retira la vista de la carretera durante 4,6 segundos. Redondeando cifras eso significa que si te desplazas a 90 km/h en 5 segundos habrás recorrido una distancia más o menos de 50 mts visionando la pantalla del móvil en lugar de la carretera, en los que puede ocurrir de todo.  Según un trabajo reciente de la Universidad de Barcelona ha demostrado que  contestar mensajes al conducir equivale a conducir completamente borracho.

En EEUU, bajo el lema “Puede esperar”, las compañías de telefonía móvil, abanderadas por AT&T, se han unido para realizar esta campaña en la que tratan de concienciar a los ciudadanos de que mandar mensajes de texto mientras conduces puede causar accidentes mortales.  Sus anuncios los puedes escuchar en la radio o ver en la televisión o cuando vas al cine.

Anuncio “Puede esperar”

El número de muertes al volante en el último año se ha incrementado en un 5,3% en todo el territorio nacional. Concretamente en  el estado de Connecticut ha supuesto un aumento del 15%, mientras que en Nueva York han visto como ha disminuido en un  1%. Lo más curioso es que según estudios gubernamentales,  1 de cada 5 conductores con una edad menor a 35 años opina que hablar o mensajerse no alteran su capacidad de conducción. El 68 por ciento de los conductores entre 18 a 20 años encuestados tienen claro que responderán a las llamadas telefónicas entrantes mientras conducen. Por eso cobra especial relevancia que hayan escogido al joven cantante Kevin Ryan Beatty para protagonizar la campaña. En España es desconocido pero aquí es bastante famoso. Con su primer EP titulado Because Of You ha llegado al los primeros puestos de iTunes, y los publicistas escogieron su canción Hey LA para el anuncio. Luego lo tiene todo, ídolo adolescente y no es demasiado famoso como para cobrar un dineral por aparecer en el anuncio.

texting-while-driving

Al verlo no puedes dejar de pensar en el capítulo de House of Cards en el que Francis Underwood manda pagar una campaña publicitaria por el mismo motivo antes que plantearse hacer una ley que lo prohíba. Esta iniciativa no deja de ser ciertamente inusual. En primer lugar, porque ha unido a compañías rivales ene l sector como AT&T, Verizon Wireless, Sprint o T-Mobile. Y en segundo lugar, porque el anuncio las compañías te advierten de los peligros de sus propios productos.

Además, según el estudio realizado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EEUU (CDC) en ocho países (incluido España) pone de manifiesto que el 31% de los estadounidenses teclean mensajes o emails con sus smartphones estando al volante, frente al 15% de los españoles. En España, el país de la UE con mayor porcentaje de teléfonos inteligentes (66%), las distracciones son la primera causa de accidentes en carretera. Se calcula que estos dispositivos provocaron 33.000 accidentes con heridos en 2010 y 650 muertos en 2011, según un estudio del Race. No hace falta recordar que en España está prohibido por ley desde el 1 de enero del 2002, su uso supone una multa económica de hasta 200 euros y la retirada de tres puntos del carnet de conducir. Con todo y con eso en el 2011 había un 15% de ciudadanos españoles que lo usarían.

texting

Lo más extraño de todo es que vas conduciendo por cualquier carretera del Estado de Connecticut y es frecuente ver una señal que dice “¡abróchate el cinturón! Es la ley”. Luego eso significa que hay una ley de seguridad vial que te obliga a ponerte el cinturón, pero a nadie se le ha ocurrido la idea de hacer otra para prohibir el uso de teléfonos móviles mientras estás al volante, como pasa en España. Hoy, el 96% de los ciudadanos de EEUU se declara partidario de prohibir el uso de estos dispositivos  mientras conduces.  Eso parece lo lógico, a priori. Pero tampoco se libran de sufrir accidentes los que no conducen, el 30% de los peatones cruza sin prestar la atención debida a la calzada por estar distraídos con el WhatsApp o el Facebook de su aparato.

Este caso pone en evidencia, a mi entender, lo delgada que es la línea que marca la diferencia entre la injerencia del Estado en EEUU. Puede que la diferencia la delimiten los intereses de las compañías de telefonía móvil, con lo cual hace más extraño aún el caso.

-Alfredo Manteca-

Anuncios