Dónde están los políticos extraordinarios

politicos extraordinarios

Cada vez que veo el anuncio de Aquarius y su intención de limpiar la imagen de aquellos políticos que hacen bien su labor, me pregunto: ¿Cuánto tiempo les habrá costado encontrar estos tres ejemplos? ¿Serían capaces de encontrar alguno más? O todavía mejor: ¿De verdad han corroborado que ellos son políticos honrados, “extraordinarios”? ¿Que se limitan a mirar desde sus puestos de alcalde única y exclusivamente por el bien de los ciudadanos de su localidad? Y lo peor de todo, que por hacer lo que debería ser su labor como gobernantes de sus  ayuntamientos, haya que calificarlos de “extraordinarios”, cuando eso debería ser lo normal. Y sinceramente,  por muchas veces que lo vea en la televisión, a mí aún no me han convencido. Veamos un poco de cada uno de los tres casos:

Tal y como dice el anuncio: “Qué pasó con Elena que aparcó su coche oficial para ahorrar un dinerito al Ayuntamiento”. Pues eso mismo me pregunto yo, oye.  Elena Biurrún, actual alcaldesa de Torrelodones, llegó al  Ayuntamiento de esta localidad madrileña como cabeza del partido Vecinos por Torrelodones. Que yo no digo que lo esté haciendo mal, ni que no haya que utilizar el coche oficial del Ayuntamiento para fines estrictamente profesionales… pero no presumas de que no haces algo… cuando lo haces, porque, a los pocos días de que el spot publicitario hubiese llegado a todos los hogares de España (y conocido también fuera), varios medios recogieron cómo esta protagonista estaba utilizando ese coche “que aparcó” (Aquí el enlace). Que sí, que sólo lo utiliza para cosas oficiales, que no va y viene a su casa con él ni lo utiliza para irse de vacaciones (aquí el comunicado del Ayuntamiento de Torrelodones donde informa de cómo usa su alcaldesa el coche oficial)… ah, pero ¿es que eso no es lo normal? ¿Qué tiene de extraordinario? No sé, pero yo entiendo que porque todos los demás no hagan “lo que deben hacer”, algo normal no se convierte en “extraordinario”. Pero bueno, a pesar de que no haya aparcado su coche, ojalá más políticos sí lo aparcasen como ella, al finalizar su jornada, y realizasen las “acciones normales”.

Otro de los protagonistas del anuncio, Pedro Garde, ya exalcalde de Sisante (ya que estaba en la alcaldía sólo por dos años tras un pacto con el PSOE para gobernar en el que se repartían la legislatura) presume en el anuncio de estar dispuesto a pagar un médico con su propio sueldo para que no cerrasen el Punto de Atención Continuada de la localidad (que por cierto, no sólo daba servicio a ese municipio sino a todos los de la comarca, incluido el mío). No sé yo si realmente su sueldo daría para pagar ese médico (y sinceramente espero que no, porque si es así, qué sueldo tiene un alcalde de un municipio de menos de 2.000 habitantes),  pero oye, me parece una gran labor que estuviese dispuesto a enfrentarse a su partido por uno de los servicios imprescindibles de su localidad y comarca, y que estaba afectando, en realidad, a muchos otros centros comarcales de Urgencias.  Menos mal que Cospedal dio un paso atrás en uno de sus múltiples recortes para reducir el déficit y no quitó a una gran parte de los ciudadanos de la región (porque Castilla-La Mancha está repleta de pequeños e incluso minúsculos municipios) uno de los derechos fundamentales como es ir a Urgencias al centro más cercano si te pones malo por la noche sin tener que recorrer 30 o 40 km. Tampoco estábamos pidiendo tanto, ¿no?  Pero vamos, yo aún así sigo sin ver lo extraordinario de esta acción: un alcalde que estaba luchando por mantener uno de los derechos fundamentales de sus vecinos, y el suyo propio (porque los alcaldes también enferman, como todos). ¿Es que no es esa su función?

El tercero de los casos es Ramón Marí, alcalde de Albal, del que no sé mucho más de lo que recogen los medios, la verdad. Parece ser que este hombre “se planta ante quien sea para defender a sus vecinos” aunque sea un banco, y con una enorme pancarta se opuso al desahucio de unos vecinos de su localidad.

A pesar de que considero que los alcaldes tienen que velar por los derechos de los ciudadanos de su localidad, no creo que sea a un nivel tan individual, y por eso, a este hombre sí le otorgo (yo, con todo mi poder) el título de “extraordinario” (siempre y cuando no me entere yo que está envuelto en alguna otra cosilla por ahí… que tan rápido como doy títulos los quito).

A pesar de todo esto, teniendo en cuenta el panorama de nuestra política, donde parece que la moda es más bien estar salpicado por algún caso de corrupción o buscar la manera de llenarse los bolsillos a costa de ese pueblo del que dices buscas su mejoría, pues sí, estos tres alcaldes están haciendo una gran labor. Y no dudo que haya muchos más, pero yo todavía me incluyo en ese grupo de ciudadanos que aseguran que “la culpa es de los políticos” y que “no tienen vergüenza, hombre”. Y es que cuando no encuentras en televisión este spot, lo más normal es que los telediarios o tertulias estén hablando de nuestros grandes amigos Urdangarín o Bárcenas, que seguro que ambos están deseando que salga algo nuevo del otro para que les dejen un ratito en paz. Qué vergüenza, sí, y lo peor es que cuanto más destapan, más políticos y gobernantes se ven salpicados. Esos mismos que dicen luchar por acabar con nuestra otra gran amiga, la crisis, resulta que sacan partido de todo lo que hacen “por el bien de los ciudadanos”. Qué bien.

Menos mal que aún nos queda el anuncio de Coca-Cola, que nos recuerda que “la gran red social se llama bar”, “el lugar donde siempre somos felices”. Pero bueno, el tema de las comunicaciones y las redes sociales cara a cara, para otro día.

http://www.youtube.com/watch?v=03a8SCBd5r0

María del Cid Toledo
Anuncios