Esto es Desastre

Desastre al completo: Alfonso, Archi, Use y Ciri.

Desastre al completo: Alfonso, Archi, Use y Ciri.

El lunes pasado recibí una noticia que me impactó muchísimo, algunos dirán que es una estupidez, otros que ¿por qué preocuparse por ello si hay problemas más acuciantes? Pero para mí fue un mazazo. Ciri, el batería de Desastre, acababa de dejar el grupo.

De la noticia me enteré como se entera uno en estos tiempos, por el WhatsApp un amigo me dijo que leyera el mensaje del muro de Facebook de Desastre. Sintetizado en una frase, reza así:

He decidido dejar la banda y 25 años de carretera debido a un problema interno al grupo.
Todos sabéis que esto pasa en las mejores familias y no es nuevo en desastre, muchos han sido los que han ido y venido por el grupo y ahora me toca a mí pasar por esto.

Pero ¿qué es Desastre?

Hay temas en los que no puedo ser imparcial, objetivo, siquiera crítico; la música es uno de esos temas y, sobre todo, cuando me refiero a Desastre. Desastre es un grupo de música madrileño que comenzó su andadura allá por los finales de los ochenta, otro, podría decir cualquiera, pero no para mí. Para mí Desastre es un grupo que asocio siempre con los colegas de toda la vida, aquel grupo que he escuchado siempre de fondo en el garito de siempre mientras bebía un tercio (o dos).

Desastre es el grupo enseña de Usera, el barrio donde nací y me crié —exactamente nací en el Doce de Octubre— y tal vez sea ésa la razón de mayor peso para que yo tenga mi propio idilio con esta formación. Sin embargo, no puedo olvidarme tampoco de que Desastre es un grupo que se ajusta perfectamente al rock que me gusta. Y cuando digo ROCK uso mayúsculas, porque este grupo de sonido duro, urbano, basado en riffs de guitarra sencillos y con una letra comprometida cuadra a la perfección con otros grupos del circuito como los Porretas o Reincidentes.

Aunque claro, lo mío con Desastre toca hueso, Ciri, aquél que ha dejado el grupo, ha sido durante muchos años el dueño y camarero de aquel garito donde yo, crío de 16, 17 y  hasta 22 años ha pasado ratos inolvidables con los colegas de toda la vida. La Nota (el pub al que me refiero) siempre quedará en mi imaginario asociado a la figura de ese barbudo con el pelo rizado que te iba poniendo los kalimotxos en jarras de litro —agrego que con el tiempo el tamaño de los minis de kalimotxo ha disminuido drásticamente—.

Pero volvamos a Desastre, Desastre es un sentimiento y es la música que suena en mi móvil, casa y ordenador siempre que, por razones de esta vida, me siento nostálgico del barrio, de los colegas y del buen ROCK, que por el Hexágono no se oye demasiado.

Ciri se separa de Desastre, pero casi puedo asegurar que aunque el sonido cambie, se seguirá escuchando en el circuito madrileño y el español. Porque en la trayectoria de Desastre, pese haber sido humilde, está llena de verdaderos éxitos y momentos de gloria. En sus inicios tocaron en la gira de Extremoduro y Reincidentes, es más, para 3 y medio (su cuarto disco) es el mismo Fernando Madina (Reincidentes) el que lo produce. Pero su mayor éxito sería la repercusión internacional que tuvo el grupo cuando de gira con Ska-P llegaron a tocar en Génova junto con otros grupos del panorama punk-rock internacional como Banda Bassoti.

Seguramente no sea el mejor grupo de rock de Madrid, ni del mundo, e incluso su sonido puede disgustar a algunos, pero Desastre es Desastre, es el sentimiento del barrio y es que finalmente, en el rock, ¿no es sentimiento?

Les dejo el sitio web de Desastre donde podrán encontrar sus discos y si alguna vez se encuentran en las fiestas de cualquier barrio, pueblo o festival, no olviden que este grupo es ROCK.

—Víctor Manuel Rodríguez-Izquierdo Cantarero—

Finalmente, como dicen los Desastre: Me piro

Anuncios