Los FAV que nunca llegaron

tweet

El pasado jueves, en la ya multicomentada en este blog, gala de graduación de mi clase de la universidad; me tocó hacer parte de un discurso llevado a cabo por los alumnos. Fuimos dos los seleccionados, salimos por votación popular con igualdad de votos; así que decidimos hacer un discurso a medias. En las primeras fases de escritura cada uno hizo una parte para él, luego tratamos de juntarla, realizamos algún cambio, la gratinamos un poco y servimos.

La mayor parte de mi texto llegó a la versión final, todo menos dos párrafos: posiblemente los dos párrafos que más me gustaban. En ellos hacía un comentario acerca de la escritura del discurso. Era un metalenguaje puro: hablar de la escritura del discurso, en el propio discurso. Mi compañera pensó que quizá no era del todo adecuado y decidí seguir su consejo y quitar esa parte.

Pensando en eso me he dado cuenta de que lo único que lamento de ello es que nadie va a haberlo oído. Me sentía muy orgulloso de ese trozo y me hubiese gustado que la gente escuchase el chiste y palo que en él hacía. Se trataba del siguiente fragmento:

Estuve pensando mucho tiempo sobre qué iba a decir aquí arriba, de qué debía hablar. ¿Debía dar palabras de ánimo, un resumen de cómo habían sido los últimos cuatro años? No se… quizá hablar sobre el futuro que tenemos por delante y cómo tenemos un mundo por explorar…

Incluso me planteé algo más artie: subirme y no decir nada. Silencio. Cinco minutos de silencio y luego vosotros tendríais que descubrir lo que habían querido significar.

Rememorando esto me acordé de otra cosa: todos los tweets que alguna vez escribí pensando que eran buenos y que quedaron en el olvido. Que nadie retweeteo, que nadie siquiera marco como favorito. En su honor, he decido traerlos hoy aquí, darles una segunda oportunidad. Una nueva ventana de exhibición. En sus manos está aprovechar finalmente el momento:

1. El chiste del que todo el mundo hizo caso omiso:

tweeter1

2. La serie de tweets con pulla cinematográfica que la gente pasó por alto:

twetter2

3. El comentario cultureta / friki que nadie decidió leer:

tweeter3

4. El golpe a los “internautas” que nadie pareció prestar atención:

tweet4

5.  El tweet que definió a la perfección lo que NO eran ninguno de los anteriores momentos:

tweet5

— Arturo M. Antolín —

Anuncios