Víctor

Yo también quiero hacer como Estefanía.

¿Sabéis? Hace mucho, mucho tiempo, cuando el mundo era joven y las redes sociales estaban por llegar, los blogs funcionaban como la parte social de esta mierda. Era donde conocías gente con tus gustos (o no), donde escribías tus mierdas (que solían tener más de 140 caracteres y espaciarse mucho más en el tiempo) y todo eso.

Y había una cosa que eran las respuestas, las cadenas y los memes. Alguien hacía algo y pedía a sus blogs amigos que hiciese lo propio. Por ejemplo: “Este es mi top 10 de películas y quiero que Pepito_88 y Juanita_77 nos cuenten cuáles son las suyas”.

O sea, lo mismo que voy a hacer yo ahora con Estefanía: recoger un guante. Porque, aunque no me lo ha lanzado, me apetece.

HOW I MET MY NAME

En realidad, mi historia tiene mucho menos de interesante que la de Estefanía, pues soy (hasta donde yo sé) el último de un linaje de Víctores en mi familia paterna que se remonta hasta mi tatarabuelo Víctor M-P, que la primera vez que vio a alguien subido en una bicicleta, allá por el siglo XIX, dijo que “eso es cosa de magia”, porque cómo iba a poder sostenerse alguien así, en tan escuálidas ruedas.

En realidad, no sé si mi tatarabuelo es el primer Víctor o si hubo otros antes que él, pero mi nombre es fruto de la tradición familiar. Y como buena tradición, tiene su complicación (Sí, ahora mismo hay tres Víctor M-P en el mundo, aunque con el segundo apellido diferente. Menos mal). Pero eso no importa. ¿No habíamos venido a hablar de música?

En realidad todo lo anterior está construido en base a recuerdos de conversaciones; no he consultado ninguna fuente. A lo mejor es todo mentira.

CANCIONES CON MI NOMBRE

La verdad es que no sé si hay más (¿Por qué no iba a haberlas?) pero bastante buena es esta como para que otras le hagan sombra. Es Victor de Blondie. Porque Blondie, además de cosas muy bailables y de punk rock pop agradable, que es el que ha acabado por trascender (Maria, One way or another, Call me, Sunday Girl, Atomic…) también tenía su puntillo oscuro. Ojo al vídeo:

Dearest Anastasia I’m leaving soon
I’m sorry too but burn this letter Burn my picture
They won’t know I’ve crossed the border
Love, Victor

—Víctor Martín-Pozuelo Fernández-Calvillo—

Anuncios