Del término caos = caótico.

Hoy vuelvo a escribir tarde y mal; por suerte -o desgracia- no bajo el influjo de ninguna sustancia; pero si de un cansancio horrible.

He dado vueltas estos días a muchas cosas que os quería contar -me encanta hablar como si fuera alguien importante sin serlo, y tener un público fiel que siempre está- y al final, he determinado que ningún tema era tan importante como para dedicarle un espacio a él sólo. Así que -como si de un sermón de cura se tratara- me dispongo a relatar mis últimos descubrimientos en estos meses. Aviso: no creáis que he descubierto la cura del cáncer, ni nada, son obviedades que se han convertido en constantes en mi vida.

1. El mundo es un pañuelo. Y eso es una verdad universal. Y fin. ¿Cuántas veces os ha pasado agregar alguien a un red social y ver que esa persona “X” tiene a una persona “Y” que tenéis en común y no tenéis ni idea de qué se conocen. Pensamos que el mundo es muy grande y al final estamos conectados. Y ahora somos más conscientes con esto de Internet. Yo he aprendido algo: preguntad, para todo, no sabes quien te va a poder ayudar. Que si no es Pepito es Fulanito de tal que tiene un primo que tiene una novia que tiene una hermana

2. Si algo puede salir mal, saldrá mal. Eh, sé que queréis una explicación de esto, simplemente fue un bucle de desastres que me acontecieron uno detrás de otro, y cuando quise publicar, me cortaron Internet y por suerte volvió a última hora, y tarde y mal, quise al menos, dejar constancia de mi desastre  -y no creáis que he salido de ese bucle-. Yo no soy pesimista. Al contrario. Pero creo que Murphy siempre está al acecho de todos nosotros, y es fácil entrar en una constante de caos. Pero de todo se sale, o al menos hay que intentar salir. Digamos que: si te dan una ostia, devuelve una patada en los huevos, que duele más.

3. Estamos rodeados de gente, y a veces, es difícil encontrar a las personas. En realidad este planteamiento lleva mucho más tiempo. En realidad es algo a lo que cuesta hacerse. Lleva tiempo saber quién es gente, y quien tiene un poco de humanidad, una personalidad, unos intereses, unos sueños… Tened cuidado, ¡estamos rodeados!

Paloma de la Fuente

Anuncios