Desde Cannes con amor (Vol. 1)

a

No se cuántos lo sabrán y cuántos no, pero ahora mismo estoy en el Festival de cine de Cannes 2013. Como supondréis el tiempo no me sobra en exceso, por eso continuando la serie iniciada ya durante mi estancia en Berlín (aquí y aquí):

Cosas que he aprendido en Cannes #1

1. No puedes fiarte de las distancias de los mapas franceses: Menos aún cuando vas cargado de una maleta. No se hasta que punto controlan bien el tema de la escala, pero lo que parece muy poco se hace eterno.

2. En el festival de Cannes te regalan muchas cosas, ahora usar móvil y ordenador a la vez con el wifi nanai de la china: Entiendo el concepto, el porqué de que te den internet gratis y sólo puedas usarlo simultáneamente en un dispositivo, pero Orange, tío (o tía, en realidad no se qué genero eres), qué putada.

3. Sudor y cuero es una mezcla que genera olores no demasiado agradables.

4. Te venden cerveza en la calle: Esto ya lo sabía pues en Berlín ocurría lo mismo. Pero es agradable encontrártelo. Sobre todo cuando ves que el centilitro de Desperados está al mismo precio que el centilitro de Coca-Cola.

5. Hay gente que se hace tatuajes del símbolo de Superman en el cuello.

6.  Las cajeras del Carrefour aquí también son bordes: Rectifico. Muy bordes. Y los que te atienden en el Subway también. Pagué y aparte de mirarme mal, me dio los cambios de la siguiente guisa (3,60€ en monedas de 10 cent.).

cannes-cambios

7. Ante la falta de cubiertos la tapa del recipiente de la ensaladilla puede ser fácilmente utilizable como utensilio.

ensaladilla-cannes

8. El marketing de Coca-cola en Francia es poner en las etiquetas de las botellas, en lugar del nombre de la marca, el de personas para que así elijas la tuya o la de un amigo. Y funciona.

cocacola-cannes

9. Mucha organización, pero en Cannes cuando quieren liarla parda saben hacerlo: El sábado se proyectaba la película de los Coen Inside Llewyn Davis y había un incontable número de personas para verla. Y se lió. Los de prensa estamos separados en castas: azules, amarillos y rosas (estos son los grandes, los de prensa más importante). En teoría todos podíamos entrar, pero de repente la cosa cambió. Sólo podían entrar azules. Los amarillos estábamos fuera. Y se lió parda porque era la primera vez que hacían eso por aquí. Dijeron que al día siguiente podríamos recoger invitaciones para la siguiente pase, así que nos presentamos ayer domingo a las 9 am para recogerlos. Nos los dieron. A cuatro personas. Y nos dijeron que no lo hablásemos por ahí. Liarla parda también saben.

Aquí un artículo que he escrito al respecto en Videodromo

10. Las fiestas también es lo suyo: Los balcones que dan a la croisette están realquilados en estas fechas. A empresas, firmas comerciales, productoras, medios de comunicación… Y montan fiestas que la lían brutal. Ayer mismo la música tecno de una resonaba por todo el boulevar. Gente trajeada con cara de diversión en la terraza. Posiblemente postureo todo, pero ¡qué puñetera envidia!

11. Pero, si algo saben hacer bien por aquí, es traerse bellezones para presentar sus películas:

MarineVacth-cannes

Marine Vacth, protagonista de Jeune et Jolie

— Arturo M. Antolín —

Anuncios