I want money to live.

I don’t want  money to earn much money.vampire-victor-jaenada-vijaga
Titulo / Yo soy un Vampiro y ella es un lobo.
Técnica / Instalación mural, técnica mixta sobre muro.
Medidas / 300 cm. x  500 cm.
Año / 2011
Autor / Víctor Jaeneda
Hace un par de semanas estuve en mi primer festival de la temporada: el SOS 4.8. Una de las cosas que tiene éste, es que en su cartel, además de un buen fin de semana de conciertos, y mucha Estrella de Levante por todos lados, se reservan las horas diurnas para conferencias sobre audiovisual (llevan dos años con el tema de las webseries); y un espacio para el Arte Contemporáneo. Yo como buena friki-defensora del Arte y todos los calificativos que queráis (también descalificativos, que sé que soy un bicho raro por interesarme más por las exposiciones del Reina Sofía que por la colección del Museo del Prado); siempre intento dejarme caer por allí, para cabrearme, o reírme un poco, o para enamorarme un poquito de alguna obra.
Este año me fui previamente preparada. Es raro entrar a ver una exposición de Arte (y más Contemporáneo) con toda la droga de mis festivales: antiestamínicos, ibuprofenos y mucha cerveza. Así que unos días antes me dio por visitar las webs de los artitas de este año, y me encontré cosas, cuanto menos curiosas, y me quedé con este mural de Víctor Jaeneda. En realidad su obra ni me gustó, ni tampoco me disgustó, pero me llamó la atención, que en definitiva es lo que pretende el Arte Contemporáneo (o eso quiero creer).
En realidad me llamó mucho la atención que estuviera pintado en la pared algo que llevo mucho tiempo defendiendo.
“I want money to live. I don’t want money to earn much money”. 

Uno de los mayores problemas de estas sociedades occidentales es la obsesión por almacenar y almacenar sin fin cantidades de dinero. A mi, cuando vienen a decirme: “han indemnizado a X banquero -X político- con 80.000€” me entra una pena inmensa, y no porque yo quisiera esa cantidad de dinero, sino porque haya gente que lo anhele, que es casi peor a que haya gente con ese dinero en el banco -que en realidad no está. en realidad no existe el dinero de cada uno. Si un día pretendemos ir al banco todos a sacar todo el dinero ahorrado que se supone que es nuestro, no existe, y el sistema capitalista se derrumbaría-. Que al final hay una obsesión por poseer cuanto más ceros en una cuenta mejor, cuando para vivir no necesitamos mucho -simplemente llegar a fin de mes, que a día de hoy sé que es difícil-.
No quiero que se me interprete mal. Por desgracia, no puedo decir que el dinero no es necesario. En esta sociedad occidental necesitamos unos mínimos que nos garanticen una vivienda digna, y ahora prácticamente una sanidad que tiende a lo privado más que a lo público. Y necesitamos trabajar. Me resulta una pena cuando alguien dice que quiere ganar la lotería para dejar de trabajar y poder vivir. Seré una ilusa, pero aún creo que se puede trabajar para vivir y no, vivir para trabajar. En realidad, ahora me resulta demasiado cómico hablar de poder trabajar para vivir cuando con 22 años no tengo ninguna expectativa de poder tener un sueldo que me permita llegar a fin de mes, sin más. Al menos en España. Pero lejos de eso, sólo pretendía explicar lo absurdo que me parece almacenar.
Querer más, para querer más, para querer más…Las mejores cosas que vayáis a vivir no se compran con dinero.

Ayer por la tarde leía un tweet que me hacía pensar:

“Que el dinero no da la felicidad, que el sexo estropea la amistad y que no hay mal que por bien no venga lo dijo todo el mismo gilipollas”
Y yo debo ser gilipollas -y muy ilusa-, porque salvo en que el sexo estropea una amistad -hay casos, y casos, claro- , el resto de la afirmación me parece verdad.
Paloma de la Fuente
Anuncios