A ver

Cuando perdamos la capacidad de sorprendernos, habremos dejado de ser humanos por completo.

La sorpresa es una de esas constantes en la vida de toda persona que nos recuerda que estamos vivos y que existen sensaciones que, para bien o para mal, hace que la sangre que corra por nuestras venas a la velocidad del sonido. De acuerdo con esto, la reacción que experimentamos ante un hecho o situación inesperada es, como poco, digna de análisis.

La sorpresa es absolutamente necesaria en nuestras vidas. Sacan lo más puro de nosotros, lo menos fingido (cuando las sorpresas son de verdad) que experimentamos, algo así como los buenos orgasmos.

Es importante que haya sorpresas en nuestro día a día. En la calle, en las conversaciones con nuestros familiares, con nuestros compañeros de piso, con nuestro grupo de amigos… Con todo el mundo. La sorpresa nos ayuda a mirar la vida con otros ojos, de no ser por ella estoy segura de que el pesimismo y otros males nos sobrevendrían.

No voy a extenderme mucho. Defiendo la sorpresa (aunque yo misma no soy muy de sorpresas) como método para no cansarnos nunca y para no dejar de reinventarnos. La sorpresa es uno de los pocos medios que nos saca de toda posible previsión, por desmesurada que esta sea. Hay veces en que tenemos dudas sobre algo y elucubramos sin parar. A veces son premoniciones completamente enrevesadas (que a menudo corresponden en gran medida con la realidad), y cuando llega el momento de resolver las dudas al respecto SIEMPRE hay una pequeña sorpresa. O grande. Algo que nos lleva a pensar en la absurdidad, en la mezquindad, en la estupidez o en la bondad humana entre otros valores.

Para finalizar, y para explicar de paso el título del artículo (si es que esto se puede llamar artículo), diré que estas dos palabras son las que suelo emplear en el previo a una sorpresa. Con ellas parezco estar preparada para todo, pero siempre queda un pequeño margen de error que es el que me desestabiliza por completo luego. Nunca estamos lo suficientemente preparados para cierto tipo de sorpresas. Y esto puede ser maravilloso o puede ser atroz.

fabio_de_miguel

(Porque nunca dejará de sorprenderme)

Estefanía Ramos

Anuncios