Morgan Stanley ‘dice creer que piensa’ que tal vez España sea la próxima Alemania

Una broker se lleva las manos a la cabeza durante una sesión del Ibex35.

Los grandes titulares ya no se basan en hechos, sino en declaraciones. El pasado día 12 de febrero la mayoría de las secciones de Economía de los periódicos generalistas de España llenaban sus secciones de Economía con el siguiente —y esperanzador— breve:

Morgan Stanley dice que España va camino de ser “la próxima Alemania”

El País

Morgan Stanley cree que España ‘puede ser la próxima Alemania’ de la eurozona

El Mundo

Morgan Stanley cree que España «puede ser la próxima Alemania»

Abc

Morgan Stanley cree que España «puede ser la próxima Alemania»

La Razón

Los cuatro breves, además de estar calcados los titulares, son casi iguales, son texto de agencias de noticias; en este caso de Efe y de Europa Press. Es más, la noticia no es que España sea de facto la próxima Alemania, sino que se cree o se dice que España va a salir de la crisis más fuerte que Alemania. Las declaraciones son fruto de Joachim Fels, director de economía global de Morgan Stanley, vamos un mandamás de uno de los bancos de inversiones más poderosos del orbe.

Una afirmación de esta categoría bien se merecería una mención en algún medio extranjero: norteamericano, británico o francés. No hay rastro. Sin embargo, en Bloomberg (cadena de televisión especializada en Economía) con las palabras clave Spain Germany Joachim Fels no nos encontramos nada que haga referencia a aquello que los medios españoles se hicieron eco. Es más, encontramos noticias con párrafos tan duros como éste:

A sluggish economy, uncertainty over the outcome of this month’s Italian election and Rajoy’s new troubles threaten to curtail the time won by politicians with the central-bank bond buying.

(Traducción) Una economía endeble, incierta sobre los resultados de las elecciones italianas y sobre los nuevos problemas de Rajoy que amenazan el tiempo ganado por los políticos con el BCE comprando bonos.

Y continúa con una sentencia que arroja más inquietud a la actual situación económica europea, es sobre Chipre que al borde del colapso financiero y de la bancarrota costaría 9.2 billones de euros a las arcas europeas (véase el Mecanismo Europeo de Estabilidad). Por si fuera poco con los rescates a los PIGS europeos (Portugal, Italia, Grecia y España), se añadiría un nuevo país, que aunque periférico acabaría afectando a la débil economía europea. Y recordemos que los rescates —o no rescates salen caros—.

Pero esto no acaba aquí, en la economía mundial no hay santo que no se llene de mierda. Morgan Stanley estuvo al borde de la quiebra debido a la venta de paquetes de las ya afamadas hipotecas subprime. En el perfil de Morgan Stanley del New York Times, se puede leer que este banco tuvo una «experiencia cercana a la muerte» durante la crisis financiera de 2008 y recibió «billones de dólares de parte del Gobierno federal y del banco japonés Mitsubishi UFJ Financial Group para poder sobrevivir». El siguiente vídeo del canal online de noticias The Young Turks muestra muy bien (recomiendo fervientemente ver el vídeo) el papel de Morgan Stanley y su cinismo de cara a la actual crisis económica:

¿Un join-venture con La Caixa?

La presencia de Morgan Stanley en España está ligada a La Caixa. En 2008, y presumiblemente dentro de un proceso de decrecimiento de su estructura, vendió su volumen de negocios de banca privada en España por 600 millones a La Caixa. La operación supuso el cierre de uno de los negocios del banco norteamericano en España (banca privada), pero mantiene la parcela de mercado destinada a la banca de inversión y asesoría en Bolsa. La venta supuso el despido de 434 trabajadores de Morgan Stanley.

Éste es el banco que dice que España va a ser fuerte y Joachim Fels el que afirma que «España, donde los costes laborales unitarios están bajando debido a la recesión y a las reformas y donde la evolución de las exportaciones es fuerte, va camino de convertirse en la próxima Alemania de la zona euro». La pregunta es si de verdad queremos vivir en una locomotora económica donde no hay derechos laborales, bajan los salarios y aumentan los precios. La otra cuestión es por qué Morgan Stanley continúa siendo un interlocutor válido.

—Víctor Manuel Rodríguez-Izquierdo Cantarero—

Anuncios