mehrere Gedanken

a

Llegué de Berlín el sábado. He estado haciendo cosas, pero no sabía muy bien qué escribir hoy. Así que, en continuación con la idea de la semana pasada otras ideas que se me han ocurrido durante la semana pasada:

UNO: Pretzel o cómo hacer que un trozo de pan mole

El pretzel es un trozo de pan. Con algo de sal. Ni más y menos. Pero los alemanas consigue que, de camino al lugar al que tengas que ir, sin tiempo de comer otra cosa, te compres uno (a sólo 0,80€) y te lo comas superfeliz. Te salva la comida, merienda o cena. Te gusta. Algunos es sólo pan, otros añaden también queso fundido por encima.

De una forma u otra es como si en la panadería te vendiesen un trozo de pan para comértelo sólo. Y en forma de pretzel lo haces porque no parece sólo un trozo de pan. Y, ¡coño! porque está rico.

DOS: Lo malo del 3G

Lo malo del 3G es no tenerlo. Cuando te has acostumbrado a usar 3G todo el día y de repente te lo quitan te quedas un poco huérfano. Porque no puedes escribir al instante lo que te gustaría decir. Así, en tu app de Twitter se quedan varios borradores que no tiene sentido twittear horas después. Estos son los tweets que no pude publicar en Berlín:

  • La realización de la Gala de inauguración de #Berlinale2013 es to loca. Planos imposibles, movimientos de cámara de locura. #Contracultura: Antes del primer largometraje del festival, The Grandmasters de Wong Kar Wai, nos pusieron en diferido la gala de inauguración. Decir que sufrimos fue poco. Todo el palacio iba a ver la gran obra del director chino y nos tuvimos que tragar antes 55 minutos de presentación de un festival. Fue duro. En esta gala parece ser que al realizador le dieron libertad. Y se notaba. Había planos muy locos, movimientos de cámara exagerados. Los cámaras a veces eran capaz de mantener un primer plano fijo sin problema, pero a veces un plano de trípode temblaba que daba gusto. Me temo que el año que viene no volverán a contratarles. Si no me creéis aquí está la prueba.
  • Sólo a los putos alemanes se les ocurriría poner una valla de un metro de alto delante de unos asientos en un cine. De puta madre: Lo dice todo. Ocurrió en una de las salas. Si sentado totalmente recto veías la pantalla sin una barra metálica cruzándote por delante.
  • En alemania un café con leche es un vasazo de leche y una pizca de café. Me engañan como a un tontito: Una vaso de leche y un chupito de café. Así está.

No publico más porque casi no los entiendo ni yo. Pero había unos cuantos.

TRES: Los videos de gatos son el mal

Hubo un gran problema durante el festival. El primer día, Víctor Martín-Pozuelo se puso a silbar una canción. Se nos quedó a fuego en la mente. Daba igual lo que pasase. Al final, todos los días, tarde o temprano, uno de los dos sin quererlo la volvía a silbar. Y entonces, no nos olvidábamos de ella en lo que quedaba de día. Era esta:

CUATRO: Internet Alemán

WordPress pone anuncios. Te detecta la localización y el idioma para hacerlo. Cuando el lunes revisaba en mi iPhone cómo había quedado la publicación de este mismo blog apareció esto:

IMG_0878

 

CINCO: Black Jesus

Los alemanes tienen más huevos que nosotros. Eso pensé al ver el cartel que anunciaba un espectáculo de danza sobre la Pasión de Cristo. Una nueva versión de la creación de Bach. ¿Qué por qué pensé eso? Porque me quedé fascinado al ver el cartel, en el que sale el propio Jesús de Nazaret: ¡Un Jesús negro! No soy capaz de convertir en palabras lo que admiro su atrevimiento.

IMG_0898Dicho esto prometo que la semana que viene volveré a mis cauces más “tradicionales”. Aunque no se si eso es bueno o es malo.

— Arturo M. Antolín —

Anuncios