¿Es delito marcarse un perreo?

El Barco Latino de Estrasburgo, punto de encuentro de erasmus, latinos y amantes de la asfixia.

El Barco Latino de Estrasburgo, punto de encuentro de erasmus, latinos y amantes de la asfixia.

Uno de los muchos garitos por la noche que está abierto en la noche estrasburguesa y que cierra hasta tarde es el Barco Latino. El Barco Latino, Barquito o simplemente El Barco es eso, un barco en un canal adonde erasmus, jóvenes y no tan jóvenes van a pasar el tiempo hasta que el calor, la escasa ventilación o la irritación por no poder moverse obligan a marcharse —lo he cerrado una o dos, puede que tres veces, pero tengo sendas lagunas mentales provocadas por la Coca Cola Light sin caféína—.

El Barco Latino está ambientado con motivos cubanos y acompañado en su mayoría de música latina. Ahora, especifico que son adornos revolucionarios (Fidel, Raúl, el Che, Cienfuegos y el resto de barbudos de Sierra Maestra). Bien, cuando hablo de música latina, me refiero entre otras músicas a la salsa y al reggaetón, canciones cuyos ritmos, magnéticos, suelen venir acompañados a veces de letras vulgres y sexistas. Además de bailes altamente sensuales que cuando se va bien de Fanta limón sin gas, provocan perreos desmesurados.

Entonces acordamos que el reggaetón suele conjugar ritmos sensuales con una letra machista; una letra que a veces no sólo es machista, sino que su contenido sexista es incluso hiriente. Continuación les presento una canción de reggaetón para que ustedes valoren (la letra está aquí):

Creo que es innegable el carácter machista de esta canción. Y si ahora les digo que este videoclip S&M de la barbadense Rihanna fue prohibido en más de diez países por su carácter erótico y en Francia este otro antes de las diez de la noche por su alto contenido autodestructivo y erótico. ¿Qué me dicen?

Ahora bien, si un vídeo, una canción o una película (véase el caso de A Serbian Film) es prohibida en España o en cualquier otro país europeo, entendemos que esa expresión cultural es ofensiva para ciertas personas. Pues el reggaetón de antes fue censurado de una gala de premios de Cuba —que no de la radio o la televisión, donde ganó popularidad— por su contenido machista y oprobioso. Sin embargo, aquí (España) encontramos titulares en prensa tan tajantes como éstos:

Los titulares pertenecen a los medios son Abc, ElMundo.es, Cadena Ser y Libertad Digital.

Los titulares pertenecen a los medios son Abc, ElMundo.es, Cadena Ser y Libertad Digital.

¿Qué opinamos? El primer pensamiento que se nos viene a la mente es: «¡Qué maldad la de ese dictador —no voy a negarlo— que encima de quitar la libertad a los cubanos, les quita la música!». Y es que tal vez sea ese el pensamiento que los grandes medios quieren hacernos creer de todo lo que ocurre en la Isla. Una Cuba que continúa embargada después de 62 años, caída del Muro mediante; no lo olvidemos.

Pero seguro que ninguno de los periodistas que han hecho estas noticias (únicamente con informaciones de agencia, por cierto) no se han parado a leer o a investigar un poco más en el asunto. Tampoco se habrán detenido a leer la entrevista [tampoco es muy buena] que Granma —el diario del régimen, que tiene que ser considerado como tal— le realizó a Orlando Vistel, presidente del Instituto Cubano de la Música; en ella Vistel hace referencia a que es necesario regular ciertas expresiones machistas, con lenguaje denigrante que tratan a las mujeres como mero objetos sexuales: «textos agresivos, sexualmente explícitos, obscenos, que tergiversan la sensualidad consustancial a la mujer cubana, proyectándola como grotescos objetos sexuales en un entorno gestual aún más grotesco».

Para terminar, el culmen de la desinformación [o manipulación] que se ejerce sobre todas las informaciones que proceden de la Isla, el último párrafo del texto de la Ser, rezaba así: «En 2009, un músico cubano le dedicó un reggaeton a Fidel Castro. A pesar de tener poco apoyo oficial o espacio en las radios estatales, la canción se hizo muy popular en la isla. Parece que, a partir de ahora, todas las dedicatorias musicales al comandante tendrán que ser en otro estilo musical». Nada más lejos de la realidad, en Cuba no se censura la existencia del reggaetón, sino las expresiones sexistas dentro del ámbito de lo público, no de lo privado. (A continuación el la canción patriótica al Comandante Fidel Castro).

La información puede ser modulada, es más, puede que incluso mi artículo de hoy no haya sido más que una manipulación cuando menos burda, pero espero que este artículo de hoy les haya hecho reflexionar de cómo recibimos las noticias en España. Y recuerden, si me ven por El Barco Latino a altas horas de la noche y bailando algo parecido a la salsa, por favor, no se corten en enseñarme.

Feliz año nuevo.

—Víctor Manuel Rodríguez-Izquierdo Cantarero—

Anuncios