La palabra con F

stoyaWe’re fighting for feminism ‘cause it’s here to stay!

-Manowar (apócrifo)

Nuestra historia se desarrolla en el interior de un diccionario. Allí, Bizarro no pierde de vista a Feminismo, a unas cuantas páginas de distancia.

Bizarro está sufriendo una mutación terrible que él entiende como irreversible. Ya no es valiente, ni esforzado, ni generoso. Ahora es extraño y raro. Los hablantes del castellano así lo han decidido, presionados por un inglés que a veces no comprenden.

Bizarro sabe que Feminismo, de algún modo, se enfrenta al mismo problema. Fuerzas externas, tanto consciente como inconscientemente, cambian su definición. Muchos usuarios del lenguaje aceptan la novedad sin saber que cometen un error pero otros luchan por hacer que la verdad prevalezca.

Bizarro se ha dado cuenta de que su compañero se sobrepondrá y de que está aquí para quedarse. El significado que encierra su significante es demasiado fuerte como para que cuestiones nominativas acaban con él.

Es entonces cuando Bizarro llora un poco, porque sabe que él, en realidad innecesario, no se repondrá jamás.

 

Nota del autor: esto iba a ir del anuncio de Desigual, de Sasha Grey en la película de Nacho Vigalondo y de Stoya aclarando que el porno “ni es sexista ni deja de serlo”, pero me da mucha pereza tocar un tema que de tan obvio da, a veces, vergüenza escribir. Así que lo dejamos en forma de profecía, Manowar y el pobre amigo Bizarro mediante.

—Víctor Martín-Pozuelo Fernández-Calvillo—

Anuncios